Estas pensiones son un Derecho otorgado por el Estado nacional a quienes no tengan un trabajo en relación de dependencia y no hayan aportado al sistema previsional (de jubilación). Los titulares pueden ser personas con 76% de invalidez, madres de siete o más hijos y personas mayores de 70 años sin ingresos.

Son incompatibles con otros tipos de pensiones y con las jubilaciones y/o asignaciones, es decir, las personas que tienen una pensión no contributiva no pueden contar con otra pensión y/o jubilación. La titularidad es vitalicia siempre y cuando se mantengan las mismas condiciones que dieron lugar a su otorgamiento.

Las gestiones para obtener la pensión se realizan en los Centros de Atención Local (CAL) de la Comisión Nacional de Pensiones correspondientes al domicilio.

Los solicitantes deben presentar:

  • DNI (en caso de ser menor de 18 años, presentar también el DNI de los padres)

  • CUIL (en caso de ser menor de 18 años, presentar también el DNI de padres o apoderados)

  • Certificado Médico Oficial (CMO) expedido por profesional competente de hospital público nacional, provincial o municipal, servicio o unidad sanitaria. El CMO debe contar con la firma y sello del médico que lo extiende, del director del establecimiento y sello del establecimiento asistencial.

  • Certificado Único de Discapacidad (CUD)

  • Copia o transcripción de resumen de Historia Clínica firmado por profesional competente.

  • Constancia de inicio de trámite de curatela, si el caso lo requiere.

  • Toda aquella documentación que se necesite de acuerdo al caso.

  • Fotocopias de toda esta documentación (en el caso del DNI primera y segunda página, y también tercera si se es extranjero).